Acróstico moribundo

Cuando la tristeza come
Uno a uno los sentidos,
Ahoga la esperanza y
Nulifica las ganas de
Dormir…
Ocupo el espacio vacío

Inerte, que se esconde
Rodeada de sombras.
Somos solo piedras
Encalladas en la muerte.

Anuncios

Ortonormalización

Oigo el herrumbre que cae de tus promesas oxidadas,
Roídas por el tiempo y la blasfemia.
Todo tiene un principio, un final, la decadencia y la eternidad.
Óxidos hemoglobinos, circunflexos, osculantes.
No recuerdo haber caído tan bajo… No recuerdo.
Otras veces había sido mancillado por tus palabras,
Recuerdos tácitos o risas sobre continuaciones analíticas.
Mas el tiempo no había acabado con la magia y la sorpresa.
Ahora, me siento como una larva sin mirada,
Libando el rocío diáfano del futuro desprovisto de milonga o saudade;
Zurcando el haz cotangente que fibra uno a uno mis denievos,
Ahorcando los sueños con realidades de baja dimensión.
¿Cómo permitirme hundirme en la retórica?
Incluso, ¿cómo hundirme de nuevo entre tus brazos y tu mirada hipodérmica?
Oprimo mis sinapsis, compactifico mi historia, construyo mi base.
No hay mejor momento para ortonormalizarse que el día de hoy.