Una mirada

¿Cuántos siglos esperaste
para notar mi muerte
y mi cuerpo en tu habitación?

¿Cuántos días oliste
mi putrefacción?

 

Sientes pena y preguntas
por qué dejé que me
sorprendiera aquella luz…

Por qué dejé que mis manos
cayeran sobre el papel.

 

Y aunque parezca que el día
se ha consumido y el frío
robe los sueños;

y aunque digas que agua
humecta a una mirada…

 

¿Cuántos golpes dejaste
en mi ser, en tu ser y en
todas las palabras?

 

¿Cuántos vientos razgaron,
mancillaron, treparon como
infantes desolados?

¿Cuántos bienes y fortunas
milenarios se esfumaron?

 

 

Y aunque parezca que el día
se ha consumido y el frío
robe nuestros sueños;

y aunque digas que agua
humecta a una mirada,
esconde las palabras
y el aire las destroza;

 

Y aunque parezca que el día
se ha consumido y el frío
robe nuestros sueños;

y aunque digas que fuego
y veneno son las miradas…

 

Y aunque sea que el adiós
y el dolor no son sino
yuxtaposición de las miradas…

 

Y aunque parezca que el frío
y el vino sean sangre de
las miradas…

 

 

Anuncios