Sancta simplicita!

Sin conciliar el sueño,
impresionado por el día,
me escurro por el torcido
pensamiento de la muerte,
la vida y todo lo que algún día
empieza y acaba por doquier.

Es la suerte del camino,
sólo que algunas veces

Dejamos que nuestros miedos
Encuentren aliados en nuestras razones.
Caminamos a menudo,
iniciando la lucha por la razón.
Recuerda que soy joven aun…

Anuncios