Venustrafobia Inherente al Narcisismo Sutil o Lucha contra la Modorra Bestial

I

La mirada femenina del reflejo
de un hombre ensimismado con su imagen.

¿Cómo saber lo que acontece?
Si nunca en la historia ha sucedido
la clara violación de la naturaleza.

Una cacofónica dilapación de silogismos,
una afrenta hacia el tiempo y el espacio.

Solos, él y su imagen. Solos, ella y el espejo.

“¿En qué momento somos indistinguibles?”

“¿En qué momentos no podemos transmutar?”

“¿Por qué nadie ocupa el otro paralelo?”

Siempre he pensado en los espejos como portales
que se abren a nuevas posibilidades.

La manzana que te doy, tú me la regresas.

Y la venostrafobia se convierte en narcicismo sutil.
Esa iniquidad etérea y ofuscante, esa quietud
inconmensurablemente deleznable.

Cacofonía… el mar se distingue a lo lejos,
acaboyando las ensítónicas kleinianas conformes y salvajes.

Los campos que recorro por el agreste paisaje son todos conservativos.
Las formas que discurro son todas diferenciables.
Los árboles que derribo son todos de procesos.
Las ramas que destruyo son todas principales.
Los grupos de autoayuda son todos abelianos.
Los objetos que poseo son todos categóricos.
Las funciones que disfruto son todas constantes.

Es como lanzar los exhabruptos al individuo del otro lado.
Los nolemas y las bocaccias. Las entúmenas y los abrebocas.

Los psicodelizadores, los cortadores de sueños, los motoconformadorizantes. El estupor de las zarzuelas del once, hace quince.

Sólo es un vómito más… estoy cediendo una vez más al calor inherente al sueño de un no sé qué de mayo de no sé cuándo… de verano primavera…

II

Sed
Estado
aparcado
con las libélulas
agazapadas entre los dedos.
Entre todas esas cosas marginadas
las oscuras pretenciones dadaístas
me enloquecen.

Sigmund
dijo
que las alas no dicen todo acerca de las arbotantes luces que penden de tus ojos boquiabiertos.

III

Y la sorpresa recalcitrante,
que derrota las bombas fosfóricas
sobre las pieles desnudas del inocente.

Las compacta como retazos de dolor,
las resume en un llanto lastimero y lastimoso.

Cubren con gloria disipada por el calor de la noche,
por el efecto inverandero…. por todos

Anuncios