Angaria (Acróstico a una nación destruída)

Al compás de un terrible estupor,
Nuestros sentidos convergen a la miseria.
Ganamos, perdimos… ahora todo da igual.
Aludes de enemigos deambulan nuestros sueños.
Risas macabras, cinismo inconmensurable.
Ira y llanto en el bosque, la selva, el basurero.
Ahora, morir no es un lujo. Es una necesidad

Anuncios