Virus

Veo a través de la ventana como muere un país, y con él un problema.

Intento aferrarme a la vida, a ese sentimiento de esperanza que se derrama como miel del televisor, pero nada pasa.

Recargo lentamente mi cabeza sobre esta fría cama de hospital, con frío, calor, vómito y sed.

Últimamente he dejado de creer en todo, y sólo estoy en la espera de un momento culminante.

Si tan sólo hubiera escapado de tus besos infectantes… infectados.

Anuncios