Verticaloide 2

¿Qué hay de tí?

Un día te encontré en el pasillo de la escuela.

Intentabas esconderte tras una nube de pretextos.

Eran tantos, que aun tus ojos se sentían avergonzados y

Negaban todas tus palabras.

Estabas en el pasillo… fueron sólo dos minutos.

Reías nerviosamente y me contabas cosas banales,

Ese tipo de cosas que precisamente odias decir.

Sólo entre pausas corría entre nosotros el ruido del viento.

Y entonces,

De repente,

Oportuna e imperante,

Nuestra charla fue interrumpida por el miedo

De saber hacer lo correcto.

Entonces, cada quien dobló la cabeza, y nos fuimos sin adiós.

Eran otros tiempos. Eran otras vidas.

Sólo éramos dos hojas sueltas en la tormenta de las pasiones.

Tan sólo un par de ciegos jugando a hacerse daño.

Ahora, mi camino es hermoso, más que nunca en mi vida.

Sólo déjame y atrévete a expulsarme de tu corazón.

Anuncios