Acostúmbrate

Acostúmbrate a cantar y a escuchar mi voz. Que de nuestro sonido nace la vibración de nuestro universo. Acostúmbrate a nadar y sentir el flujo del agua sobre todo tu cuerpo, porque de ella venimos, y a ella regresamos. Toma cada parte minúscula de la tierra, y con ella desdibuja todos tus sueños, aquellos que no se arrancan de tu mente con facilidad. Cubre mis ojos con los colores rojos, verdes y azules que siempre contrastan.

Acostúmbrate a mojar, con un beso, toda mi alma.

Refresca con tu mirada esa vereda que se abre tímida, que nos invita a perdernos en sus jóvenes misterios. Llevame lejos de la civilización, de sus vicios y virtudes. Regresame a la naturaleza de la que provengo, al escenario donde te conocí hace cien, mil, un millón de años.

Acostúmbrate a mojar, con un beso, mi mirada.

He incluye a las estrellas en nuestro viaje. Cierra cada retazo de cielo con tus manos. Y mira tu cabello, ¡que se ha llenado de polvo estelar!

Acostúmbrate a arrancar con una caricia mis carcajadas.

Siembra en mí la esperanza, el amor y la pasión. Las obras magníficas de la creación, de esa autocreación, de nuestra propia imaginación. No temas a volar conmigo entre el vacío, pues nosotros lo hemos creado en el afán de completez. Corre, acaricia, miénteme, sonrójame, ámame, dibújame, ámame, dilúyeme, ámame… No tengas miedo, y no disimules tu poder.

Acostúmbrate a recrear, con un beso, toda mi vida.

Anuncios