Estallido

Me pregunto si hoy el sol se detendrá,

si dejará de rotar sobre su eje.

Me pregunto si yo mismo

dejaré de oscilar entre la luz y la oscuridad,

si mis rancios preceptos aun quedan de pie.

Y si aun no llega tu tiempo,

si aun no llega el frío y la humedad a tus ojos…

¿podré de dejar de llorar?

Sólo escucho tu silencio,

la procesión interminable de palabras dulces

y palabras saladas.

Hoy siento una pierna quebrada,

ya no puedo caminar…

Hoy tengo los oídos inflamados,

y no puedo oir.

Mis manos han dejado a un lado la tierra seca,

antaño lodo,

antaño casas y juegos y milagros.

Mis ojos ahora confunden el grueso del universo

con el negro de la inexistencia,

con el oscuro de tus ojos…

con lo impenetrable de la incógnita.

Mi cuerpo se hunde en una risa tuya,

y mis penas se ocultan detrás de tus diatribas.

Emerjo de un piso seco y vacío.

Salgo de un millón de ventanas rotas y sin paredes.

Y mi vida se vuelve inútil,

así como la promesa al condenado

se convierte en un aglomerado de ironía.

Hoy, me como un estallido

que aun tiene un espacio de miedo

en mis sienes.

Anuncios