Esta noche

Esta noche me derrito,

me derrito con el calor del planeta,

me derrito con tus ojos posados en mí…

me derrito bajo la lámpara de la cabecera.

Y pronto esta noche dejará venir

una estación de calor y humedad.

Una, dos, muchas mañanas.

Tus ojos entonces pasarán de ser

esos pebeteros cargados de pasión

y se verán como ese lago donde mi

sed se sacia;

serás de nuevo la selva,

serás donde tenga resguardo del monzón.

Esta noche, perderemos los miedos que

tanto nos preocupan:

Tú dejarás de pensar si eres un demonio.

Yo, perderé el miedo a ser divino…

Anuncios