Asperger

Y te veo a los ojos,

y huyo de ellos.

Y veo tu sonrisa,

y no es más que una mueca sin sentido.

No entiendo lo que llamas ironía,

no entiendo lo que llamas sarcasmo.

Sólo te veo deambular por el pasillo,

riendo por cualquier cosa,

solicitando un momento de locura

y pasión por el mundo.

E insistes en llenarme de alegría,

cuando mi única alegría es mantenerme

lejos de tí,

de tu inextricable mundo,

de toda tu parafernalia,

de todo tu simple,

superficial

y común mundo.

Has exasperado mis sentidos,

con toda sucesión de risas y llantos,

con reclamos absurdos y pueriles.

No entiendo eso a lo que le llamas amor…

Para mí, es sólo un estallido de neurotransmisores

que sepultan mi respuesta cognitiva

hacia un caos determinístico y colapsable.

Tú y yo,

en el sentido más estricto,

somos un poco de hidrógeno

que ha evolucionado

a través de los años…

13.5×10^9 años.

Podré estar aquí,

pero más valiera que me extinguiera

con un decaimiento hacia la fosa.

Anuncios